Triana

Triana

miércoles, 15 de mayo de 2013

Mejor premiar que castigar


Qué hacer cuando los niños o niñas no se portan bien
Ocurre a veces con niños que no obedecen las normas, que el castigo no tiene ya sentido alguno. Pueden acostumbrarse incluso a ser castigados sin que ello suponga mejora alguna.
La primera recomendación es cambiar la estrategia. En lugar de centrarse en castigar las conductas inadecuadas, lo mejor es reforzar el comportamiento que queremos que la niña o el niño muestre, es decir, reforzar las conductas adecuadas.
Delimitar las conductas

Esa estrategia obliga a tener claro cómo queremos que se comporte, tratando de definir las conductas que queremos que muestre. Después hay que centrarse en esas conductas mejor que en los comportamientos negativos. Podemos hacer con ellos una lista de las conductas positivas. Incluso cuando no saben escribir ellos deben ver esa lista como un objetivo a conseguir que hará más agradable la vida en familia o en la escuela, en su caso. La lista de conductas positivas debe figurar en un lugar visible para todos.
¿Cómo reforzar lo positivo?

Hemos quedado que la estrategia consiste en reforzar aquellas conductas que consideramos adecuadas. Sin embargo, muchos padres  o maestros identifican refuerzo con premio, y administrar premios lo identifican con algo material. Esto no debe ser siempre así.
Técnicamente el refuerzo no es un premio y mucho menos tiene que ser algo material. Algunas formas de reforzar que resultan muy efectivas son:
Prestar más atención a las conductas positivas.
Elogiar y aprobar esas mismas conductas.
Conceder algunos pequeños privilegios cuando estos comportamientos adecuados aparecen.
Tener una muestra de cariño y afecto hacia el niño o niña.
Expresarles que su conducta nos hace felices.
Si reforzamos las conductas adecuadas lo que ocurrirá será que aumentará la probabilidad de que estas vuelvan a aparecer.
Evitar incoherencia en la aplicación de castigos
Los castigos a veces se emplean de forma incoherente: unas veces sí, y otras veces, no se aplican, aunque las circunstancias sean similares. Lo niños se dan cuenta de ello enseguida y no entienden cómo determinadas veces son castigados por una conducta que, en otras ocasiones, dejamos pasar.
Además en muchos casos los castigos son más bien fruto de la ira y no una medida educativa. Castigar enfadados, usar gritos, tirar cosas, perder los nervios, es un grave error que los niños ven de inmediato y, además, son un espejo de conducta, un modelo inadecuado para ellos. Mantener la calma es fundamental.
Si el mal comportamiento continúa
Cuando a pesar de reforzar las conductas positivas el mal comportamiento continúa, entonces se pueden utilizar de forma progresiva algunas de las siguientes medidas:
Ignorar y desaprobar
Ignorar esas conductas, es decir, no prestarles atención. Esto es efectivo siempre que sea posible de llevar a cabo. Si la conducta lleva consigo un peligro para el niño o para otras personas, entonces esto no es posible.
Desaprobar el comportamiento, es decir llamar la atención o utilizar la reprimenda ante esos comportamientos negativos.
Retirar privilegios
Otra estrategia consiste en retirar algunos privilegios, esas cosas que sabemos que le gustan: dibujos, videojuegos, teléfono…
Parece resultar más efectivo cuando previamente el niño sabe que se le va a retirar por determinadas conductas. También es más eficaz cuando se retiran por un tiempo limitado. Por ejemplo, retirar un videojuego durante una tarde es igual de efectivo que hacerlo durante toda una semana, y además más fácil de llevar a cabo.
Utilizar alguna técnica de modificación de conducta
Pueden consultarse con los maestros. Estas técnicas son una ayuda cuando los niños parecen no responder de forma positiva a nuestros intentos de mejora.
Para tener siempre en cuenta
Hay que hablar mucho con los niños. Aunque sean pequeños, ellos aprenderán la forma de comunicación que consiste en el diálogo. También hay que ser firmes, lo que no quiere decir duros. Un equilibrio entre cariño y firmeza suele dar resultado siempre. Pero hay que mantenerlo todos los días, aunque nos resulte cansado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario con respeto y corrección. Gracias.