Triana

Triana

domingo, 30 de noviembre de 2014

Preparar el final del trimestre

Los finales de trimestre son momentos importantes del curso escolar. En pocos días enfilaremos la recta final del primero de este 2014/2015. Por eso, ahora tenemos un fuerte calendario de exámenes, con muchas fechas ocupadas y con mucho trabajo por hacer. Después será el momento de celebrar las sesiones de evaluación y de recibir las notas. Ahí cada alumno podrá ver el balance de lo que ha realizado durante el trimestre y así pensar en cómo mejorarlo. 

¿Qué podemos hacer para llevar lo mejor posible estos días previos al final del trimestre?

Vamos a intentar hacer algunas recomendaciones para ello:

1. Planificar el tiempo. La planificación es un elemento importantísimo del estudio. Sin planificar las tareas se amontonarán, los exámenes se llevarán a contrapelo y no habrá forma de sacar un buen rendimiento. Por eso hay que tener en cuenta qué tareas, exámenes, trabajos, tenemos que hacer y qué tiempo tenemos para ello. El uso de la agenda escolar es fundamental pero se aconseja hacerse un ESQUEMA que recoja el calendario y en el que se pueda ir anotando el trabajo a realizar. El esquema debe incluir todos los días del mes de diciembre hasta el final del período lectivo. En cada día hay que hacer dos tipos de anotaciones: lo que tenemos que hacer en el instituto, es decir, exámenes, entrega de trabajos, exposiciones orales, etc. y lo que tenemos que preparar, estudiar o realizar en casa. 

2. Tener una actitud positiva. Si no hemos trabajado de forma regular durante estos meses ahora se nos va a acumular el trabajo. Eso quiere decir que tendremos menos tiempo para repasar y para afianzar los conocimientos que luego tendremos que plasmar en exámenes. Pero, incluso si hemos dejado las cosas para el final, no vale tirar la toalla. Siempre es posible intentarlo. La mejora es el concepto que tenemos que tener asimilado en nuestras cabezas. Y para mejorar tenemos que ESFORZARNOS. No está de más pedir ayuda. A los profesores, a la familia, a los compañeros. Y darse cuenta de que trabajar todos los días es el mejor seguro para aprobar. 

3. Llevar una vida saludable. Una vida saludable implica una correcta alimentación, un horario de sueño adecuado, descansos entre el trabajo, aire libre para despejarnos, momentos de relajación con amigos y familia, etc. Todo influye en nuestro rendimiento escolar. Todo es importante para que la tarea de estudiante, que es la que ahora estamos haciendo, pueda llevarse a cabo en las mejores condiciones. Por eso hay que procurar en estas fechas, todavía más que en el resto del año, desayunar bien antes de venir, tomar una dieta equilibrada en la que no falten todos los nutrientes precisos, así como dormir ocho o nueve horas, y dar paseos, hacer algo de deporte, para relajarnos y liberar tensiones propias del estudio. 

4. No abusar de los artilugios. Cuando decimos artilugios nos estamos refiriendo a aparatos como ordenadores, tabletas, móviles, auriculares para música, etc. Todos ellos son útiles, entretenidos y tienen su función, pero hay que saber usarlos con equilibrio y prudencia. Estar todo el día enganchado al móvil no es sano, ni conveniente y nos distrae de otras actividades. Por otro lado, usar Internet para estar chateando sin más es una utilidad muy escasa y poco educativa. No se trata de prohibir el uso de todos estos elementos de la tecnología sino de saberlos usar en el tiempo y modo adecuados. 

5. Tener claro lo que hay que estudiar. Saber qué contenidos están dentro de la evaluación y en cada examen, tener claras las dudas, aprender los conceptos básicos, usar un diccionario para los términos complicados, practicar las operaciones o ejercicios que requieren destrezas, comprender lo que se lee y dedicarle el tiempo exacto a cada actividad, son otras condiciones para el éxito escolar. En todo esto es imprescindible la guía que efectúa el profesor sobre el alumno y la ayuda familiar. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario con respeto y corrección. Gracias.